Mitos de la telefonia celular

Los mitos y las leyendas siempre estuvieron de moda a lo largo de la humanidad. Hoy, veremos los “mitos tecnológicos”, la telefonía celular tiene los suyos. A continuación veremos gran cantidad de ellos, algunos para desmitificarlos y otros, muy reales.

mitoscelu.JPG

Las llamadas perdidas se cobran. Falso. Tanto Movistar como CTI y Personal sólo cobran las atendidas. La confusión se crea porque cuando el cliente llama y el destinatario está ocupado, el uso de la frecuencia radioeléctrica es igual que si la llamada se estableciera.

Los móviles podrían causar tumores cerebrales. Según la Sociedad Argentina de Pediatría, no están confirmadas las hipótesis que sostienen esa afirmación. Coinciden el jefe de oncología del hospital Teodoro Alvarez, Mario Félix Bruno, y Miguel Angel Escudero, miembro de la comisión científica de la Asociación Argentina de Oncología.

Deben apagarse los celulares en los hospitales porque pueden afectar el instrumental. Un estudio de la Clínica Mayo (EE.UU.) afirma que esta decisión tomada por algunos centros no se basa en ningún estudio riguroso.

El celular interfiere en la computadora de un avión. La Reglamentación Argentina de Aviación Civil ordenó que “ningún operador o piloto al mando puede permitir la operación de cualquier dispositivo electrónico portátil” porque podrían interferir en la computadora de la nave y en el instrumental operativo.

Las antenas y redes inalámbricas afectan la salud. La Organización Mundial de la Salud señala que “los niveles de exposición a señales provenientes de estaciones base y redes inalámbricas son tan bajos que los aumentos que producen de la temperatura corporal no afectan la salud”.

Hablar por celular mientras se está cargando supone riesgo de electrocución. “No hay riesgo porque los teléfonos contienen un transformador que convierte la electricidad de 220 a 5 o 6 voltios, por lo que la electricidad es muy baja”, dicen en Personal.

Se pueden robar datos por mensajes de texto. Es falso. Desde Movistar explicaron: “Los teléfonos tienen distintos sistemas operativos, por lo cual generar un virus es prácticamente imposible. Es un mito creer que algo se puede instalar en nuestro teléfono y enviar mensajes sin control. No hay casos de virus detectados en celulares, ni siquiera cuando se bajan ringtones de Internet”.

Las baterías pueden explotar. Tanto desde Personal como desde Movistar aseguran que no conocen historias de baterías que hayan explotado. Sólo de algunas que recalentaban y que por eso fueron quitadas del mercado.

Es necesario retener un número en caso de robo. En un mail que circuló por Internet, se decía que para evitar que el celular fuera usado en caso de robo, había que informar a la empresa el número de IMEI (su número de identidad). Según la Cámara Informática de Comunicaciones, es falso: “Al denunciar un equipo por robo, las empresas detectan el equipo que usaba el cliente, con lo cual no es necesario que el cliente tome nota del IMEI”.

Para alargar la vida de las baterías hay que dejar que se descarguen completamente. “Es una verdad vieja”, coinciden desde Personal y Movistar. Se refieren a que eso ocurría con las primeras baterías que existieron, que tenían un “efecto memoria” y si no tomaban carga plena, duraban menos. Estas baterías se dejaron de usar hace más de seis años. A las actuales no hace falta descargarlas completamente.

Usar el celular en una estación de servicio podría ocasionar un incendio. Circuló que el teléfono podría generar una chispa y provocar un incendio. De hecho, en Europa no se puede hablar por celular mientras se carga combustible. Acá, lo desmienten: “Es más probable que salga una chispa del motor del auto que de un celular”, arriesgan en Movistar.

El celular puede dañar la radio o la TV. Falso. “Un celular genera campos electromagnéticos, por eso si uno lo acerca a un televisor puede afectar la imagen temporalmente, pero nunca al equipo”, dijeron en Movistar.

Podemos ganar premios si participamos de los concursos que circulan por SMS. Suelen llegar mensajes de texto que dicen que, para ganar, hay que reenviarlos a 10 amigos. “Son falsas promociones y encima, como la empresa no puede detectar si son de una promoción trucha o SMS reales, los mensajes tienen cargo”, dicen en Movistar. Para chequear la veracidad de los concursos, hay que verificar su existencia a través de la web de quien supuestamente los organiza.

No Responses

  1. Pingback: Extremisimo 2 Abril 2008

Dejar comentario