Qué necesitas para empezar un negocio desde casa

Empezar un negocio desde casa es una experiencia liberadora, pero aterradora. Por un lado, tu cocina es de repente tu oficina, y no tienes un jefe al que responder ni una razón para llevar camisa y corbata. En el lado negativo, todo el riesgo y la responsabilidad recaen sobre ti, y motivarse desde cero no es tarea fácil. Por encima de todo, tienes que facilitarte la vida al máximo. Aunque numerosos empresarios se enorgullecen de trabajar muchas horas y de disfrutar del dolor que supone crear su propia empresa, esta no es una mentalidad productiva.

Aunque es importante trabajar duro, es conveniente inclinar el mayor número de factores a tu favor en la balanza, si quieres que tu negocio tenga éxito. Estos factores incluyen la organización exacta de lo que puedas necesitar para facilitar la puesta en marcha de tu negocio.

Esto es lo que necesitas para empezar un negocio desde casa:

Necesitas un ordenador potente que no te deje tirado

Un pilar vital de tu negocio es tu ordenador. Hoy en día, internet representa prácticamente todo el mercado mundial, por lo que asegurarse de que tu ordenador está a la altura es de suma importancia. Cuando se inicia un negocio propio, hay que ser lo más flexible posible. Esto se extiende al tipo de ordenador que decidas comprar. Aunque los ordenadores de sobremesa son fantásticos cuando estás situado en un lugar, tu realidad puede ser más flexible que eso.

Los ordenadores portátiles podrían ser la respuesta.

¿Por qué? Porque, aunque empieces tu negocio desde casa, puede extenderse rápidamente a un espacio de trabajo compartido o incluso a tu propia oficina. Además, como propietario de un negocio, debe ser lo más dinámico posible. Esto significa visitar a posibles clientes, hacer presentaciones y conseguir inversiones. Todo esto requiere que el ordenador esté a tu lado, por lo que un portátil podría ser lo más adecuado.

Un espacio de trabajo dedicado es vital para la profesionalidad y la productividad

Un aspecto que se pasa por alto al iniciar un negocio desde casa es la creación de un espacio de trabajo para uno mismo.

Uno de los principales problemas de trabajar desde la mesa de la cocina es que nunca se siente profesional. Puede ser emocionante al principio, pero al cabo de un tiempo tu atención se desvanecerá. No puedes engañar a tu mente para que trabajes, comas y te relajes al mismo tiempo. Por lo tanto, es importante separar el espacio de trabajo de los espacios de ocio.

Si no tienes una habitación libre o un despacho que puedas utilizar, intenta crear un rincón de una habitación dedicado exclusivamente a tu trabajo. El simple hecho de colocar un escritorio, una silla de oficina y los archivos de la empresa en esta zona puede ser suficiente para decirle a tu mente que, cuando te sientes en tu espacio de trabajo, estarás listo para concentrarte.

Del mismo modo, después de un largo día de trabajo, lo último que quieres es asociar tu cocina y tu salón con el trabajo. Por lo tanto, asegúrate de tener un espacio de trabajo libre de distracciones para maximizar la productividad.

Invierta en aplicaciones y servicios que completen las tareas administrativas por ti

Un aspecto desalentador de la creación de una empresa por cuenta propia es la montaña de administración que te encontrarás. Una gran herramienta para superar esto es la gama de aplicaciones organizativas que pueden ayudarte con la financiación, la contabilidad y la programación de reuniones.

Una vez que automatices estos procesos, podrás liberar tu tiempo para concentrarte en tareas más interesantes.