La idea es bastante curiosa e insolita y también original porque no. El chocolatero Georges Larnicol, cumpliendo con una apuesta, construyó un barco completamente de chocolate.


La embarcación de 3,5 metros pudo mantenerse a flote durante una hora y media con tres personas como tripulantes. Este no es el primer intento de este chocolatero de 55 años ya que en agosto su bote Mark I no consiguió el objetivo de mantenerse a flote.

¿Qué les parece?

Vía| Neatorama

Comparte el artículo!

No te pierdas:  Frases de ánimo y motivadoras para agendar